evaluará sus instalaciones de riesgo y elaborará un plan de control de legionella personalizado para su instalación, cumpliendo en todo momento con la normativa en materia de control y prevención de legionelosis que contempla el , de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.

Nuestros técnicos altamente especializados y cualificados, pondrán a sus disposición todos los medios técnicos y humanos garantizándoles un servicio perfecto en el Control y Prevención de la Legionelosis, cumpliendo la y aplicando las .

Realizamos planes de control en todas las instalaciones y sistemas que supongan un riesgo y sean un hábitat ideal para la proliferación de la bacteria . Dichas instalaciones, están contempladas en la normativa vigente y son todas aquellas que utilicen agua y puedan producir aerosoles.

– Torres de refrigeración y condensadores evaporativos.
– Sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno.
– Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad o la inyección de aire (spas, jakuzzis, piscinas, bañeras de hidromasaje, tratamientos de chorro a presión…)
– Centrales humidificadoras industriales.
– Sistema de red interior de agua fría de consumo humano.
– Sistemas de agua caliente sanitaria sin circuito de retorno.
– Humectadores.
– Fuentes ornamentales.
– Sistemas de riego por aspersión en el medio urbano.
– Sistemas de agua contra incendios.
– Instalaciones de lavado de vehículos.
– Equipos de terapia respiratoria.
– Respiradores.
– Nebulizadores.
– Otros equipos médicos en contacto con las vías respiratorias.

Medidas preventivas para evitar la legionella

Con el fin de minimizar los riesgos por infección de legionella en nuestras instalaciones u hogar, les ofrecemos unas medidas preventivas que les ayudarán a evitar la proliferación de la bacteria. Las medidas son:

  • Mantener siempre limpios los filtros de grifos, duchas u otros puntos terminales de la red de distribución de agua.
  • Abrir los grifos que estén asiduamente cerrados, dejando correr el agua unos minutos
  • Una vez al año, desinfectar los puntos terminales (grifos o alcachofas) metiéndolos en un cubo con lejía
  • A ser posible, utilizar difusores de gota gruesa
  • Eliminar las incrustaciones que veamos en los puntos terminales
Normativa vigente
mazo
Legionella pneumophila
¿Quiere hablar con nosotros?
contacto