La ganadería es una actividad agraria que consiste en la cría de ganado para su explotación y comercio a posteriori. Según el tipo de animales, podemos distinguir los tipos de ganaderías, siendo la ganadería vacuna, caprina y avícola las más importantes de Canarias.

Actualmente, uno de los problemas a tener en cuenta en dichas ganaderías, es el producido por las plagas de , pudiendo llegar éstas, a producir importantes pérdidas económicas.

Los ataques de estos insectos pueden ser costosos para los ganaderos, debido a que pueden llegar a producir estrés, anemias, incomodidades para alimentarse o descansar, disminución en la producción de leche e incluso disminución del peso. A su vez, dependiendo del tipo de , pueden derivar éstas incomodidades a enfermedades mayores como viruela aviar, diarrea viral bovina, brucelosis, anaplasmosis, salmonella, entre otras.

Principalmente podemos distinguir dos tipos: la y la mosca de los establos o picadora. Se distinguen fácilmente por su fuente de alimento, siendo los azúcares, la fuente de alimento de la mosca doméstica y la sangre, la fuente de alimento de la mosca de los establos.

El tratamiento adecuado dependerá de la situación concreta de cada ganadería, pero en general, se debe actuar con un plan integrado donde la higiene ambiental, el control biológico  y el control orgánico vayan unidos.

El control biológico propuesto, es a través de una barrera biológica, compuesta de un cebo y una trampa, sin impacto ambiental y fácil de usar.  La trampa es un recipiente de plástico, reutilizable, cerrado y equipado con aperturas de red cónicas, que permiten la entrada de las moscas, sin permitir su salida. Dichas moscas son atraídas por un cebo líquido completamente orgánico, compuesto de levadura fermentada y aditivos alimentarios.