Las cucarachas normalmente están asociadas a los daños que nos pueden llegar a producir, si tenemos alguna plaga descontrolada. Pero la realidad no es del todo cierto, dichas cucarachas también pueden llegar a transmitir virus, bacterias, protozoos e incluso gusanos nematodos, a través de sus excrementos que nos pueden llegar a producir ciertas enfermedades.
Varios estudios han demostrado que pueden llevar en el intestino o en su cuerpo adherido, bacterias que pueden haber contraído de las heces que pisan y comen constantemente éstos insectos.

Algunas de las enfermedades que pueden transmitir son:

  • Gastroenteritis

  • Peste bubónica.

  • Lepra

  • Diarrea infantil

  • Disentería

  • Asma

  • Reacciones alérgicas

Además como bien hemos dicho pueden causar alergias respiratorias (rinitis y asma bronquial) y se las ha asociado con fenómenos de hipersensibilidad cutánea y fenómenos alérgicos digestivos.