Asimilas la suciedad y las heces a las y cada vez, que encuentras o ves una, se te ponen  los pelos de punta del miedo o en otros casos, del asco. Atrévete a continuar leyendo sobre estos curiosos ártropodos, ya que sus sucios hábitos son a la vez alucinantes e impredecibles. Pues sin más, aquí les dejamos 6 curiosidades.
1. Comen de todo, incluso pueden llegar a ser caníbales
No has leído mal, las a pesar de poder sobrevivir varias semanas sin alimentarse, pueden llegar a comerse sus congéneres si el hambre apreta, así reduciendo la población pero manteniendo la especie.
2. Mueren patas arriba
Las mueren de forma natural con las patas hacia arriba, ya que éstas se contraen, provocando que se ladee y se den la vuelta.
Loading...
3. Sobreviven a altas dosis de radiación y no a una explosión nuclear
Muchos años hemos oído que los únicos seres vivos en resistir a un ataque nuclear serían las . El programa ha desmentido este mito, ya que las nos han podido sobrevivir a niveles superiores de radiación de 100.000 rads1. Eso sí, pueden llegar  a sobrevivir alcanzando grandes dosis de radiación.
El equipo de Cazadores de Mitos sometió una selección de a tres niveles diferentes de de metal y realizó un seguimiento de un mes. Éstos fueron los resultados obtenidos:
  • Cucarachas sometidas a 1.000 rads: Después de un mes, la mitad de las cucarachas seguían vivas. Si un ser humano hubiera sido expuesto a esta cantidad, hubiera fallecido en 10 minutos.

  • Cucarachas sometidas a 10.000 rads: Aplicando la misma radiación emitida por la bomba nuclear en Hiroshima. Un mes después, un 10% de las cucarachas seguían ahí.

  • Cucarachas sometidas a 100.000 rads: Esta cantidad de radiación era 10 veces más que la emitida en Hiroshima. Ninguna de las cucarachas en este grupo sobrevivió.

4. Son casi ciegas
No ven prácticamente nada, pero esto no es importante porque gracias a sus antenas se guían perfectamente detectando cualquier tipo de vibración o cambio de temperatura.
5. Les gusta la noche y muy poco la luz
Las son artrópodos de hábitos nocturnos y prefieren moverse con poca luz, huyendo y escondiéndose cuándo hay iluminación, ya sea artificial o natural. La oscuridad y el ambiente húmedo son una necesidad básica de su especie para su existencia.
6. Transmisora de enfermedades
Las se pasean desde los lugares más recónditos y sucios como pueden ser cloacas, desagües o tuberías hasta cualquier cocina, contaminándolo todo a su paso, pudiendo transmitir enfermedades como la o reacciones alérgicas como el asma.